Mi pintura es todo lo contrario del acto de gesticulación y espectáculo. Mi pintura es rigor, reflexión, una proyección de una racionalidad teórica que nunca se separa de los elementos primarios y esenciales como la forma, el color, la concepción de la pintura, la materia y los valores de orden y expresión, desde donde experimento un número infinito de combinaciones.